Gable y Lombard

Jane Alice Peters, conocida cinematográficamente como Carole Lombard, nació un 6 de Octubre del año 1908 en Fort Wayne, Indiana E.E.U.U. A los 12 años mientras estaba jugando a béisbol en la calle con sus amigos del barrio, el director Allan Dwan se fija en ella y la contrata para la película “A Perfect Crime” en 1921; pero a pesar de esta casual y por qué no, “peliculera” entrada en el mundo del celuloide, no consigue demasiado éxito y Jane, continúa dedicándose al atletismo sin dejar de lado su gusanillo por la actuación. Así, se une a una compañía de teatro, hasta que en 1925 firma un contrato con la 20th Century Fox después de lograr una prueba cinematográfica, aunque desafortunadamente, en 1926 un accidente de tráfico que le deja una cicatriz en el lado izquierdo de su bonita cara, le ocasiona el cese de dicho contrato.

Carole Lombard

No obstante, Carole Lombard estaba destinada a hacerse un nombre en la meca del cine y se convirtió en una de las pocas actrices que superó la difícil prueba de continuar en este medio tras el incipiente ascenso del cine sonoro que dejó a más de un aspirante a buen actor en el camino. Como actriz con voz, su primera película fue “High Voltage” en 1929 donde demostró sobradamente su valía.

En 1925, el año que permaneció bajo contrato con la Fox protagoniza tres películas para el llamado cine mudo, los westerns “Hearts and Spurs” y “Durand of the Badlands” y la comedia “Marriage in Transit”, en cuyo género se sentía muy cómoda y natural, como demostró en una de sus películas más conocidas “Ser o no ser” de 1941, a la cual le tuvieron que cambiar algunos diálogos de la actriz; más tarde veremos el motivo…

En 1931 se casa con William Powell, con quien había compartido cartelera en “Man of the World”, pero su matrimonio duró apenas dos años.

En la cinta “No Man of her Own”, de 1932 aquí traducida como “Casada por azar”, Carole coincide con un Clark Gable que empieza a despuntar, pero el destino todavía no los quería unir. Formando parte de la plantilla de la Paramount  en 1934 protagoniza “La comedia de la vida” de Howard Hawks y en 1936 ya consigue su primera nominación a los Oscars de Hollywood  por su papel en “Al servicio de las damas”(My Man Godfrey), premio que al final no obtuvo. Junto a Fredric March fue “La Reina de New York” en 1937, film que se convirtió en una de sus mejores películas y la que la catapultó a la fama.

En 1939 le da el sí quiero al que sería su segundo marido y quien resultaría ser su media naranja, nada más y nada menos que “el Rey”, Cark Gable, con quien se uniría en una ceremonia celebrada en secreto, tras mantener unas ilícitas relaciones con él desde 1936, mientras éste estaba todavía casado con su segunda esposa, citas que no eran tan clandestinas y que culminaban normalmente en el Roosevelt Hotel, en la habitación del ático llamada ahora Gable-Lombard Penthouse.

Clark Gable y Carole Lombard

Y es que a Gable le encantaba la personalidad de la actriz, que según cuentan era malhablada, espontánea y amante de hacer “locuras” graciosas o no (según los ojos del que las veía) que dejaban boquiabiertos a propios y extraños, como cuando apareció en una fiesta de carnaval celebrada en la casa del millonario John Hay Whitney a bordo de una ambulancia, saltando alegremente de la camilla.

Gable y Lombard no habían tenido ninguna química ni conexión alguna cuando se conocieron en 1932 en el set del rodaje de “No man of her own”, sin embargo, esta disparatada ocurrencia de la actriz pareció seducir al galán porque además, ella ya podía codearse con él puesto que ahora estaba a su nivel tras haber conquistado al gran público demostrando que era tan buena actriz como para estar a su altura; así era de engreído el actor y de ahí su apodo de “el Rey”.

Dicen que ambos eran tal para cual y cuando se casaron, estaban tan unidos que intentaron vivir su historia de amor lejos de público y cámaras, llamándose entre ellos cariñosamente “ma y pa”, dedicando su tiempo libre a realizar actividades que les encantaban y compartían, como montar a caballo o hacer excursiones; sin embargo, ambos sabían que se debían a sus carreras y a su público y que si querían que su amor continuase sin que ninguno de los dos se hiciera reproches en un futuro, debían volver al trabajo.

Ma y pa

En 1941 Carole protagoniza “Matrimonio original” comedia dirigida por un inusual Alfred Hitchcock al que no le debió atraer demasiado el género en sí, o en todo caso si no tenía un toque de ironía, pues no repitió la dirección en dicha categoría. Y en ese mismo año, la vimos nuevamente en la que sería su última película “Ser o no ser”, que Carole nunca vería estrenada.

Lamentablemente, la felicidad del bien avenido matrimonio (los mejores años de Gable) duró poco, hasta el año 1942, cuando ocurrió el tremendo accidente de avión que los separó para siempre y de ahí el por qué de algunas reediciones en los diálogos que la fallecida actriz decía en su última película, “Ser o no ser”, como el comentario que hacía acerca de qué te puede pasar en un avión. Su consternado marido no pudo superar nunca su pérdida, bebió en exceso durante 6 meses e incluso intentó suicidarse, finalmente se alistó en las fuerzas aéreas como si quisiera de esta manera honrar a su eterno amor…

William Clark Gable nació el 1 de febrero de 1901 en Cádiz, Ohio, E.E.U.U. Después de aparecer en una obra teatral en su colegio, sabe y decide acertadamente que su futuro está en la actuación y a los 16 años deja sus estudios y se pone a trabajar en una fábrica, hasta que en 1924 llega a Hollywood con grandes esperanzas y sueños que se cumplirían, actuando en el teatro e interviniendo en pequeños papeles cinematográficos.

Clark Gable

En 1930 consigue un contrato con la Metro Goldwyn-Mayer y aparece en varios títulos hasta que cuatro años más tarde, se hace con el papel protagonista de la cinta “Sucedió una noche” al lado de Claudette Colbert, papel que le proporcionó un Oscar al mejor actor y que le supondría el reconocimiento del público y abriría un camino imparable hacia el estrellato que culminaría con la encarnación del personaje Rhett Butler, el pícaro y seductor galán que muchos hubieran querido representar en la más famosa película “no bíblica” de todos los tiempos “Lo que el viento se llevó”, en 1939. En 1935 ya había sido nominado para el premio Oscar por “Mutiny on the Bounty”, (Rebelión a bordo) galardón que finalmente no consiguió.

Gable trabajó bajo las órdenes de los mejores directores de la época, George C. Cukor, King Vidor, John Ford y compartió profesionalidad con los actores y actrices más importantes por aquellos días, Barbara Stanwyck, Doris Day, Greta Garbo, Joan Crawford, o Loretta Young con quien tuvo a su hija ilegítima, Judy Lewis, fueron algunas de sus partenaires y como contrincantes masculinos se “batió en duelo escénico” con actores de la talla de Spencer Tracy, Montgomery Clift, Charles Laughton o Walter Pigdeon.

Durante los años 30 y 40, tuvo su mayor momento de gloria, con títulos memorables: “Los seis misteriosos” en 1931, “Un alma libre”, en ese mismo año, “Sucedió una noche”, en 1934 que como hemos dicho le proporcionó su primer y único Oscar, “El enemigo público número 1” también de 1934, donde hacía un papel secundario el “niño prodigio” Mickey Rooney ,“La llamada de la selva” del año 1935, “Mares de China” en ese mismo año, “San Francisco” en 1936, “Saratoga” en 1937,  Sucedió en China” en 1938, “Fruto Dorado” en 1940, o “Quiero a este hombre” en 1941.

Wallace Beery, Jean Harlow y Clark Gable en Mares de China

El actor se unió a las tropas de su país durante el conflicto de la Segunda Guerra Mundial y pidió a su esposa Carole que aprovechase su popularidad para apoyar a los soldados e instigar a la población a comprar bonos para la guerra, uno de los medios que utilizaba el gobierno para financiar operaciones militares haciéndose cargo de la deuda que contraía el particular que compraba dichos bonos. Seguramente y a pesar de que le dijeran que no fue culpa suya, Clark Gable se arrepentiría el resto de su vida de la petición que había hecho a su adorada esposa, puesto que el cumplimiento de tal generoso acto la llevaría a perder la vida junto a su madre y algunos pasajeros más en el accidente que tuvo el avión en el que regresaba de Indiana a su casa en California, después de desempeñar su misión, su cometido y deber para con su país y su esposo.

Clark Gable con su mono de vuelo al lado del avión en el que volaba como artillero

Clark Gable volvió a casarse en dos ocasiones, primero con la modelo y actriz Sylvia Ashley y luego con Kay Williams modelo y actriz secundaria, madre de su único hijo legítimo John Clark pero jamás se recuperó de la pérdida de su alma gemela, hecho que incluso se hizo evidente en su elección de películas de “poca monta” a pesar del éxito en 1953 de “Mogambo”, que fue prácticamente la única que salvó al actor de no caer en el olvido y muchos años más tarde,  al formar parte del equipo de “Vidas Rebeldes” en 1960, al lado de otras dos estrellas cuya luz y carreras también se estaban apagando: Marilyn Monroe y Montgomery Clift.

El actor sufrió una trombosis coronaria rodando el film de la que parecía haberse recuperado, aunque 10 días después, un fulminante infarto acabó matando al Rey a los 59 años. Clark y Carole no pudieron despedirse, pero los tres años que compartieron su vida, no solo serían recordados por ellos sino por el gran público que finalmente y perdonando sus inicios de amor extraconyugal, en alas del amor verdadero, los reconoce como una pareja de enamorados absolutamente compenetrados y dignos de protagonizar un romance de película.

Lombard & Gable

He aquí algunos de los títulos de esta pareja disponibles en Amazon:

Ser o no ser Lo que el viento se llevó Vidas Rebeldes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s