Rita y Orson

Margarita Carmen Cansino, es decir, Rita Hayworth, nació en Brooklyn, Nueva York, un 17 de Octubre del año 1918. La actriz está considerada la diva más glamurosa del cine, en buena parte, gracias a su “striptease” al quitarse el largo guante negro que cubría su brazo en la película “Gilda”. No tuvo una infancia demasiado de cine y tampoco mucha suerte en su vida adulta.
Hija del bailarín español, Eduardo Cansino y de Volga Hayworth, actriz estadounidense que había sido bailarina en los Ziegfeld Follies, Margarita, empezó a la temprana edad de ocho años a bailar y desde aquél momento, no pararía de moverse y de ser el codiciado talismán de algunos de los hombres con los que compartió su vida.

Cuando llega con su familia a Hollywood, en 1933, actúa con su padre en algunos locales en México, donde está permitido beber y pasarlo bien. Su padre y ella formaban la pareja de baile del Spanish Ballet, de hecho, la presentaba como si fuera su mujer y se aprovechó de ella, según dicen, en todos los sentidos; viendo su potencial como bailarina, puso el grito en el cielo cuando Margarita, se casó con su primer marido, Edward Judson, a los 18 años; él conocía a muchos productores y podría ayudarla a hacer carrera en el cine, a pesar de que ella  ya había interpretado algún papelito secundario, gracias a la influencia del diplomático español Lázaro Bartolomé, así como a la del compositor José Iturbi.

Eduardo Cansino y Rita Hayworth

Por amor, pero también huyendo de la larga mano de su progenitor, Rita se lanza a la aventura del matrimonio, pero como suele decirse, prácticamente fue de “Poncio a Pilatos” pues su salvador, no hizo otra cosa que, al igual que su padre, aprovecharse de su innato talento artístico, incluso obligándola en numerosas ocasiones a compartir lecho con cualquier personaje que él considerase influyente para la incipiente carrera cinematográfica de su flamante esposa.

Sin embargo, en realidad, será Judson quien le abra la puerta grande del mundo del celuloide, consiguiéndole un contrato con Columbia Pictures, compañía que desde entonces, se colocó entre las mejores gracias a esta nueva promesa, rebautizada por Harry Cohn, el director del estudio, con el nombre de Rita Hayworth, acortando su nombre y tomando el apellido americano de su madre. Pero Cohn no sólo cambió su nombre artístico, sino también su fisonomía para que resultase más atractiva: tras un doloroso tratamiento de electrólisis, el cabello de la actriz dejaba la frente despejada, haciendo que las raíces del pelo comenzasen más atrás y tiñendo su negra melena de color pelirrojo.

Rita Hayworth

Su primer papel con mayor relevancia pero aún algo tímido, lo interpreta en la película “Sólo los ángeles tienen alas”, en 1939, bajo la dirección de Howard Hawks y al lado del siempre encantador Cary Grant; con Columbia, rodó también la comedia  “Una dama en cuestión , en 1940 de Charles Vidor; en 1941, como pareja de Fred Astaire en “Desde aquel beso”, el baile que interpretó Rita junto al “maestro” fue maravilloso, de hecho, en alguna ocasión había manifestado que en las películas en las que había bailado, el público la veía realmente tal y como era, ya que le encantaba.

Pero sin lugar a dudas, la película por excelencia que la encumbraría al estrellato fue “Gilda” (1946), dirigida nuevamente por Vidor; el film, incluso en nuestros días es recordado sobre todo por la escena del “striptease” (en la que Rita solamente se quita un largo guante negro) y la sonora bofetada que le propina su partenaire, Glen Ford, tras dicha erótica acción. La película fue tan famosa como considerada de escándalo e incluso prohibida en algunos países por la imagen coqueta y provocadora de la actriz al “desnudar” su brazo; la imagen de la actriz corrió por todo el mundo como la pólvora, siendo incluso utilizada a modo de dibujo, en la bomba atómica que utilizó como prueba Estados Unidos sobre las islas Bikini en ese mismo año, hecho que disgustó mucho a la actriz, de carácter y convicción pacifista. Por aquél entonces, Rita aún estaba casada con el gran actor, director, guionista, productor, locutor, narrador … Orson Welles.

Rita Hayworth en Gilda

George Orson Welles, nació un 6 de Mayo de 1915, en Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos y pronto se interesó en igual medida por el teatro, el cine y la radio, medio en el cual, todavía recordamos el impacto que causó entre los americanos su narración radiofónica de “La guerra de los mundos”, cuando, debido a la increíble locución del actor, miles de ciudadanos querían huir en estampida del país presos de pánico, creyendo a pie juntillas que los extraterrestres habían invadido la tierra.

Orson Welles radiando “La guerra de los mundos”

Semejante actuación, le facilitó un contrato con la RKO, que le dio carta blanca para realizar sus proyectos, de los cuales el más reconocido fue “Ciudadano Kane”, en 1941, considerada por muchos cinéfilos como una obra maestra. Cuando Orson ve una fotografía de Rita Hayworth, en la revista Life de ese mismo año, decide y cree obsesivamente que se casará con ella, del mismo modo que lo hizo con la actriz Dolores del Río y aunque al principio, le costó que ella accediera a tener una cita con él, el actor consiguió conquistarla casándose con la diosa del amor, la melena pelirroja más famosa de las pantallas cinematográficas en 1943.

Orson y Rita

Parece ser que admiradoras no le faltaban a Orson, quien las seducía gracias a su voz grave y profunda y su carisma, aunque según afirmó, fue fiel a Rita hasta que ella cometió el error de “enloquecer” cada vez que tenía que abandonarla por motivos de trabajo, montándole desagradables escenas a su vuelta y que finalmente provocaron que el actor, sí la engañase y a pesar de que según cuentan se querían de verdad, como confirman sus sucesivas reconciliaciones, su relación matrimonial acabó finalmente en 1947.

Fruto de esta relación, nació Rebeca, que murió en 2004 y con quien Rita no tenía demasiada buena relación, propiciada quizás por su  inexperiencia, ya que nunca supo qué era tener una madre, tras la despreocupación que con ella tuvo la suya; viene al caso mencionar, que Rita reprochó a Orson no haber asistido al funeral de Volga, su madre, cuando fue precisamente ella quien le dijo que no hacía falta que fuera, hecho que provocó una nueva discusión y la ruptura definitiva de su matrimonio. Sin embargo, Orson Welles no se comportó tampoco demasiado bien con su esposa, ya que, aun sabiendo de los abusos que había sido víctima la actriz, él también la humillaba y la hacía de menos por su poca cultura, sin recordar que la pobre Rita, jamás pudo asistir a la escuela, obligada por su padre a trabajar, no así como a sus hermanos varones;  pero la actriz, aprendió y se esforzó en “estar a la altura” del genio de su esposo, cosa que consiguió con creces.

Uno de estos sometimientos y muestra del carácter de enfant terrible y egocéntrico de Orson Welles, fue el hacerle deshacerse de esa preciosa melenaza pelirroja que era su tesoro, haciéndosela cortar además bajo la mirada de un fotógrafo, para más evidencia del hecho en sí  y teñirla de rubio platino para interpretar su papel en el film “La dama de Shangai”, en 1948,  presumiblemente, el actor lo hizo para castigarla, porque ella estaba teniendo una carrera vertiginosa y repleta de éxitos, mientras que él no tanto. En algunas entrevistas Orson había manifestado que las mujeres en general son tontas pero que su mujer, además de serlo,  lo aburría soberanamente.

El famoso corte de pelo

Rita Hayworth volvió a casarse tres veces más, una de ellas con el príncipe Ali Khan, también conocido por su fama de playboy y quien le dio a su hija Yasmin, con la que la actriz sí que estaba muy unida y que la acompañaría hasta el final de sus días.

Ali Khan y Rita Hayworth

Rita interpretó algunas otras películas como la bíblica “Salomé”, en 1953 junto a Stewart Granger, en la cual, la actriz vuelve a demostrar sus dotes como bailarina interpretando en una escena la danza de los Siete Velos en presencia del Rey Herodes; pero tardó unos años en volverse a dejar ver en la gran pantalla hasta el film “Pal Joey”, en 1957, con Frank Sinatra; su presencia pasó un tanto inadvertida a los ojos del caprichoso e infiel público que ya estaba algo distraído poniendo su mirada en  la nueva promesa de la Columbia: la guapa actriz Kim Novak que también protagonizó una memorable escena en el film “Picnic”, de 1955, cuando bajaba por las  escaleras del escenario preparado para el picnic, de manera sensual e insinuante, juntando sus manos para hacerlas palmear al ritmo de la música que suena en ese instante…

La carrera de Rita desciende notablemente a partir de 1960, cuando contaba 42 años., su última película fue el título “La ira de dios” en 1972

Su muerte, acaecida en 1987, a los 68 años, en Nueva York, se produjo a causa de un Alzheimer que llevaba padeciendo hacia mucho tiempo y que fue mal diagnosticado a causa de la adicción a la bebida que la actriz tenía en sus últimos años.

Rita Hayworth

Orson, por su parte, interpretó y dirigió algunos films con menor o mayor acierto, de los cuales se podría destacar, “El tercer hombre” de 1949, “Sed de mal” en 1958, considerada su segunda obra maestra y “El proceso” de 1962. Haciendo nuevamente gala de su singular, carismática y sugerente voz,  la prestaría para algunas series de televisión como “Magnum P.I.” en 1980, así como para recitar a Edgar Alan Poe, en el disco “Tales of Mystery and Imagination” de Alan Parsons Project.

Su última aparición en pantalla, esta vez en la “pequeña” fue en la serie “Luz de Luna” en 1985, protagonizada por el entonces desconocido Bruce Willis y la actriz, ex-modelo y cantante, Cybill Shepherd, donde hacia un cameo e introducía el capítulo cuarto de la segunda temporada, en el que se homenajeaba al cine negro. Para la gran pantalla, se le escuchó por última vez en la película “Transformers: The Movie”, en 1986 . Según algunas fuentes, Orson falleció poco antes de finalizar su trabajo y fue Leonard Nimoy, el recordado y querido vulcano de la serie de ciencia-ficción “Star Trek”  quien acabó el doblaje por él, aunque el director y la actriz del film, lo desmintieron.

Orson Welles

Orson Welles murió a la edad de 70 años, en Hollywood, a causa de un ataque cardíaco, probablemente provocado por el excesivo peso que el actor llegó a ganar (160 kilos) y que hicieron que cuando coincidió con su ex-esposa Rita una noche en Londres, ella ni siquiera lo reconociera, a pesar de que según siempre aseguró, el polifacético Orson fue el gran amor de su triste vida y juntos protagonizaron, en ocasiones, un romance de película.

Algunas de las películas de Rita Hayworth y Orson Welles disponibles en Amazon que os recomiendo:

Sólo los ángeles tienen alas
(Only Angels Have Wings)
GildaEl tercer hombre
(The Third Man)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s