Gardner y Sinatra

Ava Gardner y Frank Sinatra, constituyeron uno de los matrimonios más complicados y abocados al fracaso de Hollywood; protagonizaron todo tipo de discusiones, infidelidades, juergas, incluso intentos de suicidio por parte de él; escenas y variados escenarios que bien hubieran podido ser la trama de una de sus películas, pero no se trataba de ningún guion aprendido, sino de su propia vida en común, tanto durante su noviazgo como ya convertidos en marido y mujer.

Gardner y Sinatra

A pesar de que en 1945 se conocieron por primera vez en un club nocturno de Los Angeles, no sería hasta tres años más tarde cuando Frank se atrevió a invitar a salir a la actriz. Aquella noche, después de cenar, beber y divertirse, se convirtieron en amantes casi para siempre…

Nancy, esposa del actor y cantante, pensó que Ava iba a ser una más en la larga lista de amantes que Frank ya ni se molestaba en ocultar, sin embargo, precisamente el día de San Valentín de 1950 y cuando estaba esperando su tercer hijo, su adúltero esposo le pidió el divorcio.

Nancy Barbato y Frank Sinatra

Una de las numerosas peleas protagonizadas por los actores aún siendo novios, la mantienen en el Copacabana Club y pudo acabar en una terrible desgracia con el primer intento de suicidio de Frank; cuando Ava Gardner le recriminó haber coqueteado con una mujer y le espetó que no sabía cómo su mujer lo había aguantado, Frank la amenazó con pegarle si la volvía a nombrar, pero la actriz, lejos de achicarse, llamó desde el mismo restaurante  a su ex marido Artie Shaw, para decirle que pasaría por su apartamento aquella noche, encargándose de que Frank lo oyera… Cuando ella regresó a la habitación del hotel que compartían, Frank no estaba allí, había alquilado la contigua, la llamó por teléfono y le dijo que no podía soportar esta situación por más tiempo y que se iba a suicidar… se oyeron dos disparos… la actriz fue corriendo a la habitación del cantante, pero cuando llegó, Frank estaba tan tranquilo y lo que había hecho era pegar dos tiros al colchón con una de las dos pistolas que siempre llevaba en la guantera de su coche; en todo caso, este acto sirvió para que se reconciliasen y pasasen esa noche juntos.

Esa no fue la única ocasión en la que “La voz” intentó suicidarse, hubo dos oportunidades más: en la primera, tras una fuerte discusión en la que la actriz lo abandonó yéndose a Los Angeles, se tomó una combinación de pastillas y alcohol. Desde el hospital avisaron a Ava que regresó enseguida. Continuaron su relación y con los preparativos de la boda, pero Frank, según le dijo al amigo con quien compartía apartamento cuando lo encontró tumbado en el suelo de la cocina, había visto en los ojos de ella que ya no lo quería, por eso, decidió quitarse la vida tomando barbitúricos y abriendo la espita del gas…

A pesar de todo se casaron el 7 de noviembre de 1951 y mientras disfrutaban de su luna de miel, Ava contestó a un amigo tras preguntarle si era feliz, que se podría decir que al menos no era infeliz.

Ese mismo año, a causa de un supuesto flirteo de la actriz con el torero y actor Mario Cabré, durante el rodaje en España de la película “Pandora y el holandés errante”, Frank se presentó de improviso para sorprenderla cegado por los celos.

Frank estaba pasando por un mal momento a consecuencia  de su gran deuda con la fiscalía tras su divorcio, pero también por el resentimiento en su voz a causa de una dilatación de los vasos sanguíneos de la garganta que le afectó a las cuerdas vocales  mermando su capacidad como cantante.

En 1953 acompaña a la actriz a África donde participaría en la película “Mogambo”, con Grace Kelly y Clark Gable, quienes fueron testigos de las continuas y acaloradas discusiones del matrimonio, eso sí, algo frenadas por la ilusión de él en intervenir en el film “De aquí a la eternidad”, representando al personaje Angelo Maggio, convencido de que estaba hecho a su medida;  voló a Hollywood tras hacer caso a la recomendación de su ya amigo Gable, que le aconsejó que si quería el papel debía luchar por él y pedir que le hiciesen una prueba; aunque hay quien asegura que fue gracias a una pertinente llamada telefónica que hizo su mujer por lo que Frank obtuvo tan deseado papel; una vez realizada la prueba, “la voz” regresó a África en espera  del veredicto para estar con su mujer, que había sufrido un aborto del hijo que esperaba y de cuyo embarazo, según cuentan algunas fuentes, parece ser que Frank no tenía conocimiento.

Montgomery Clift y Frank Sinatra en un fotograma de la película “De aquí a la eternidad”

Fuera como fuese Frank no se equivocó, puesto que su interpretación le valió un Oscar al mejor actor secundario y daría un nuevo empuje a su carrera cinematográfica.

Sin embargo, la desilusión del actor por no conseguir el papel protagonista en “La ley del silencio” de Elia Kazan en 1954 y el aborto de Ava del segundo hijo que esperaban, los fue distanciando y enemistando más aún. Malas lenguas dicen que Ava no quería traer niños al mundo dentro de un matrimonio tan desequilibrado como el que tenían y que fue ella quien provocó su primer aborto; cuando lo hizo una segunda vez e informó a Frank, quien estaba entusiasmado con la idea de ser padre, éste acabó con la relación divorciándose del amor de su vida en 1953; aunque a este hecho tendríamos que sumar además que Frank, orgulloso y arrogante, no podía  superar y soportar que su mujer fuera toda una estrella y que él, a su parecer, estuviera relegado a su sombra. Sus peleas ya se habían hecho públicas y notorias saltando inevitable y finalmente a la prensa, a pesar de que el actor siempre había intentado evitarlo.

Ella se refugió en Madrid, España, país que la había encantado tras el rodaje del film “Pandora y el holandés errante”, pero después de cuatro meses separados, Frank reconoció que no podía vivir sin ella y la fue a buscar a España pero cuando llegó y ésta le dijo que tenía una relación con el torero Luis Miguel Dominguín, él destrozó el mobiliario de la habitación y se marchó para siempre.

Luis Miguel Dominguín y Ava Gardner

Poco más de seis años había durado su relación, aunque el cantante y actor siempre dijo que “el animal más bello del mundo”, apelativo con el que bautizó a Ava y que ella odiaba, fue su gran amor; por su parte, ella también lo pensaba, como  demuestra el hecho de que su única compañía en el hospital donde fue ingresada a causa de una neumonía y que le produjo su muerte el 25 de enero de 1990, fuera la foto de Frank y ella besándose que presidía la mesita de su habitación. Según cuentan, el actor lloró amargamente cuando le explicaron este detalle.

Frank Sinatra y Ava Lavinia Gardner nunca protagonizaron una película juntos, quizás directores y guionistas lo evitaban para no propiciar una nueva y gratuita discusión entre ellos intentando medir  el peso e importancia de sus personajes en el film.

Frank  continuó actuando y cantando a pesar del anuncio de sus retiradas; en octubre de 1996 haría su última aparición estelar en el baile benéfico del Carousel en Los Angeles y en noviembre de ese mismo año y dos veces más en enero de 1997 ingresó en el hospital con la salud ya muy deteriorada, pero no fue hasta el 14 de mayo de 1998, a la edad de 82 años, que Francis Albert Sinatra murió finalmente a consecuencia de un ataque al corazón.

Seguramente, allá donde estén, los eternos e inconformistas amantes no tienen motivos materiales por los que discutir y enemistarse.

Algunas de las películas de Ava Gardner y Frank Sinatra citadas en esta entrada disponibles en Amazon que os recomiendo:

Pandora y el holandés errante
(Pandora and the Flying Dutchman)
MogamboDe aquí a la eternidad
(From Here to Eternity)

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s