Boggie y Betty

Humphrey Bogart y Lauren Bacall, poseían personalidades distintas y pertenecían a mundos diferentes que difícilmente hubieran llegado a encontrarse de no haber sido por la película “Tener y no tener” del director Howard Hawks que los reunió y unió para siempre en 1943.

Humphrey Bogart y Lauren Bacall

Hawks tenía claro desde un principio que el protagonista masculino para su film sería Bogart, pero le faltaba la digna carismática  oponente femenina que requería el papel; después de realizar numerosos castings, la prueba de que nuevamente el caprichoso destino quería unir a esta insólita pareja, vino de la mano de la propia esposa del director, Slim, quien creyó ver en la portada de la revista Harper’s Bazaar, el fascinante rostro que su marido estaba buscando.

Todos los responsables de la película incluso el propio Humphrey estuvieron de acuerdo en la contratación de la modelo después de ver algunas pruebas de su trabajo. Precisamente, cuando salía de ver una de ellas, los dos se cruzaron y lo único que acertó a decirle el actor fue: “Acabo de ver su prueba; nos divertiremos juntos”… Años más tarde, Lauren reconocería públicamente que ese día: “me di cuenta muy rápidamente de lo fabuloso que era Bogart”.

A partir de ese momento, como si algo invisible y misterioso los envolviera, su relación se hizo cada día más fuerte, incluso, parece ser, que Howard Hawks iba modificando el guion conforme a la relación que había nacido entre ellos. Los diálogos de las escenas, estaban hechos  a su medida y delataban la complicidad entre ellos: “Conmigo- decía Lauren, no tienes que fingir, no tienes que decir nada, si me necesitas, silba … “
Pero que su relación llegase a buen puerto no fue tan fácil como parece porque él estaba casado todavía con su tercera esposa con la que malvivía. A pesar de eso, a la tercera semana del rodaje, Humphrey entró en el camerino de Lauren, le puso una mano en la barbilla y la besó. Después de este atrevido y “peliculero” comportamiento, empezaron una relación casi adolescente, compartiendo todo el tiempo que podían, ya que ni las citas (a escondidas) ni la diferencia de edad, ella tenía 21 años y él 46, lograron distanciarlos ni mucho menos separarlos…

Boggie y Betty

La única duda que el actor tenía era si podría casarse con su amada, no solamente por conseguir el divorcio de su mujer, Mayo Methot, sino por el temor a volver a fracasar tras dos matrimonios anteriores fallidos, con Helen Menken, su primera mujer, compromiso que únicamente duró dos años (1926 – 1928) y con Mari Phillips, desde ese mismo año 1928 hasta 1937 con pésimos resultados. Pero esta vez era diferente: Lauren estaba dispuesta y decidida a sacrificar su incipiente carrera por el amor de Bogart y para él, ella se había convertido en su salvadora, en la deseada estabilidad emocional.

El 10 de Mayo del año 1945 se hizo efectivo el divorcio del actor y sólo once días después se fijaba fecha para su boda con Lauren; celebraron una ceremonia sencilla y breve en casa del novelista y amigo común Louis Bromfield. Aquél tan ansiado día, ambos intercambiaron lágrimas de felicidad, como dos criaturas. Su sobrenombre de “bogie” (que no es diminutivo de Bogart sino que entre otros significados se le adjudica el de “cara de caucho” o “fantasma”) le regaló a su nena un silbato de oro en recuerdo a la famosa escena de la película “Tener y no tener”, film que los uniría milagrosamente para siempre.

En 1949 tuvieron su primer hijo, Stephan y en 1952 nacería su hija, Leslie. Como Lauren decía, eran felices, famosos y afortunados.

Fueron pareja en tres films, la ya mencionada “Tener y no tener” (1944); “El sueño eterno” (1946); “La senda tenebrosa” (1947) y “Cayo Largo”(1948). En la vida real, también participaron juntos en actos como la Marcha sobre Washington en 1947, organizada con el objetivo de presionar al gobierno de los E.E.U.U. para abolir la discriminación racial y que estaba creada por A. Philip Randolph y Bayard Rustin,  los referentes que años más tarde, el 28 de agosto de 1963, motivaron a Martin Luther King Jr. a pronunciar  su histórico discurso: “I have a dream…” (Yo tengo un sueño…).

Boggie y Betty de camino al capitolio en la ciudad de Washington en 1947

Bogart y Bacall se habían unido al Comité por la Primera Enmienda, que defendía la libertad de expresión y los derechos civiles de los ciudadanos estadounidenses, formado en un principio para dar apoyo a los miembros de la industria del cine a los que el Comité de Actividades Antiamericanas, quería encarcelar por sus  supuestos ideales políticos comunistas; junto a ellos estuvieron celebridades como: John Huston, William Wyler, Henry Fonda, Bette Davis, Gene Kelly, John Garfield, Edward G. Robinson, Judy Gardland, Melvin Douglas, Ira Gershwing, Billy Wilder, Groucho Marx y Frank Sinatra.

Algunos de estos como el propio Bogart, tuvieron que retractarse de sus palabras, para no ser perseguidos también por la denominada y tristemente famosa “caza de brujas dirigida por el senador Joseph McCarthy”; el actor tuvo que declarar que no era comunista, incluso que se había sentido engañado por éstos y asegurar que solamente había participado en la Marcha para manifestarse a favor de la libertad de expresión…

Durante casi doce años Bogie y Lauren permanecieron juntos, amándose cada día como el primero, viviendo intensamente hasta el último instante, hasta que un largo proceso cancerígeno, iniciado en 1956, acabó un año más tarde, el 14 de Enero de 1957, con la vida de Humphrey Bogart, como él dijo: “Estoy preparando mi último Martini”.

Humphrey Bogart

Murió el actor y nació el mito: su imagen más identificativa, la de un “tipo duro y cínico” (que después resultaba no serlo tanto), enfundado en su eterna gabardina y sujetando en sus labios un caído cigarrillo, quedará para siempre como icono de uno de los grandes del cine.

La relación de la pareja siempre  era idílica, aunque también lógicamente tuvieron sus discusiones. Betty, como era conocida familiarmente Lauren, llegó a colgar un cartel en su casa que avisaba: “Peligro, Bogart en acción. No hablar de política, religión, hombres, películas, teatro o cualquier otro tema…”

Lauren,  viuda y desconsolada y cuya carrera cinematográfica también cayó en declive, sólo hizo un par de películas más en 1958 y 1959 y luego otras tantas en 1960. Ella lo recordaría siempre como un hombre maravilloso con quien pasaría los mejores años de su vida. Así cuentan que lo hacía tras su muerte y siempre previo pago, en los diferentes programas a los que era invitada para rememorar su vida con el actor.

En 1961 el amor volvió a llamar a su puerta, pero jamás de la misma manera, de hecho, su matrimonio con Jason Robards Jr. actor muy parecido físicamente a Bogie y uno de los actores más populares del momento, duró siete años de tormentas y en 1968 se separaron sin que trascendiera públicamente el motivo real, aunque todo apunta a que el mayor impedimento para  que su matrimonio fuera feliz, era que nadie podía ya llenar el hueco y el vacío tan grande que Bogart dejó en el corazón de su nena.

Lauren Bacall y Jason Robards Jr.

Sin embargo, durante esos años de matrimonio, la actriz tuvo el deseo de  volver a interpretar películas protagonizando tres filmes entre 1964 y 1966: “Tratamiento de shock”, “La pícara soltera”,  donde compartía protagonismo con  Henry Fonda y Toni Curtis y “Harper, investigador privado”, junto a Paul Newman; pero Lauren Bacall, jamás volvió a tener una pareja como Humphrey Bogart ni fuera ni dentro de la gran pantalla.

Alternando películas y escenario, la volvimos a ver en los créditos de las películas: “Asesinato en el Orient Express, de 1974, o “El último pistolero”, en 1976 junto a un legendario, John Wayne , en la que supondría el punto y final a la carrera del actor, que murió tres años más tarde.

Betty Joan Perske, más conocida como Lauren Bacall, murió el 12 de agosto de 2014, casi “con las botas de actriz puestas”, dos años después de intervenir en la película “The Forger”, (El falsificador, en el año 2012. En el paraíso la estaría esperando su rudo y adorado Bogie.

Algunas de las películas de Ava Gardner y Frank Sinatra citadas en esta entrada disponibles en Amazon que os recomiendo:

El sueño eterno
(The Big Sleep)
La senda tenebrosa
(Dark Passage)
Cayo Largo
(Key Largo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s